Espero que no nos obliguen otra vez a mirar la dichosa chimenea.