Hace unos meses, Google potenció la geolocalización por idioma de sus resultados. Es decir, si buscas una palabra X en google.es, las páginas en español y/o con enlaces desde páginas en español reciben un empujón en los resultados. Esto crea situaciones como ésta:

En fin, este ejemplo es anecdótico, pero para ciertas búsquedas complejas (por ejemplo, buscando ejemplos de javascript) me suelen aparecer en español casi todas las webs de la primera página, y no los ’sospechosos habituales’ que uno espera encontrar al buscar trozos de código; con lo cual cada vez más a menudo tengo que darle al enlace de ‘Google.com in English’, hasta el punto de que intento mantener un navegador configurado para google.es y otro pata google.com.

Eso sí, desde el punto de vista del posicionamiento, miel sobre hojuelas: ahora es más factible rankear en google.es para términos en inglés muy competidos, cosa que es prácticamente imposible en google.com.

Al parecer, no somos sólo los SEOs los que vivimos obsesionados con las estadísticas: