Peter Norvig, uno de los ingenieros más destacados de Google, ha colgado en su web un corrector de ortografía desarrollado con unas pocas líneas de Python; probablemente, el de Google (y el de Yahoo, y el de MSN, etc) se basa en los mismos principios.