Cada vez que en los foros de Internet se discute el tema Sandbox, un porcentaje de los mensajes se pierden en discusiones estériles sobre el nombre.

Los castellanoparlantes quizá no nos demos cuenta de la connotación del término “sandbox”. En inglés, “sandbox” de utiliza originalmente para referirse a las zonas acotadas para juegos infantiles, pero en el mundo de la informática ha pasado a usarse a menudo para referirse a ambientes de desarrollo en los que se perfilan nuevos productos antes de que maduren y salgan al mundo real. Es fácil suponer que, en la mente de quien bautizó a este fenómeno de Google como ’sandbox’ anidaba un concepto erróneo: que las webs tardaban en alcanzar posiciones, pero que era cuestión de tiempo que las cosas volvieran a su cauce.

Pero las cosas no han sido así: quien haya pensado que sólo debía esperar para que el posicionamiento estilo pre-Florida dieran sus frutos, ha perdido el tiempo esperando. Puede que algo así suceda en el futuro, pero es mejor no contar con ello.

Es por ello que en los foros se desatan discusiones viscerales sobre el nombre. Pero es ridículo preocuparse de eso a estas alturas: sandbox ya es un nombre bien establecido. Simplemente, hay que dejar claro que en el nombre no está la solución.



« (Anterior) Sandbox I
That’s just, like, your opinion, man (Posterior) »

Deja una respuesta