Como quizá sepáis, Google tiene habilitado un mecanismo para recibir quejas sobre webs que presuntamente infringen la ley americana DMCA. No sé si Google actúa ante cada queja, pero lo que sí hace es enviar una copia de la queja a Chilling Effects, una web que actúa como ‘watchdog’ de los problemas que comporta dicha ley (por cierto que al parecer Yahoo también actúa ante las quejas sin enviar copia a Chillingeffects, con lo que algún día puedes descubrir que tu web ha desaparecido de Yahoo sin saber que ése es el motivo).

Hace unas semanas, el blog Search Engine Watch comentaba algunas de las últimas quejas, y me llamó la atención que varias fueran de compañías españolas. Podéis ver las últimas incorporaciones aquí y podeís consultar la base de datos aquí (buscando ‘Spanish’ podéis ver las quejas tramitadas por empresas españolas).

Curiosamente, la mayor parte de ellas no hacen referencia a problemas de copyright y contenidos copiados, sino a presuntas difamaciones. Uno tiende a desconfiar de las empresas que intentan acallar las opiniones críticas usando el peso de la ley, así que agradece la existencia de recursos como Chillingeffects.



« (Anterior) Lectores RSS mas populares
El baile de San Vito… (Posterior) »

Deja una respuesta