La mayor diferencia pre- y post-Florida es esta:

Antes del update Florida, el posicionamiento en Google tenía bastantes puntos establecidos objetivamente. Después de todo, conocíamos la ’salsa secreta’ de Google, el PageRank, ya que los trabajos de sus fundadores estaban publicados, y había varios artículos ayudando a aquellos que no estamos muy duchos en matemáticas a interpretarlo. Era relativamente fácil, incluso, llevar a cabo experimentos controlados. Existía un importante consenso entre optimizadores profesionales o expertos respecto a lo que funcionaba y lo que no funcionaba.

Para Google, esto suponía un problema, y probablemente es una de las muchas razones que hay tras los cambios. Las claves para posicionar una web eran de dominio público.

En estos tiempos post-Florida, todas las opiniones se lanzan desde la experiencia personal subjetiva. No hay nada demostrado. A diferencia de la guía, cuyo contenido estaba bastante contrastado, todo lo que diga aquí es simplemente mi opinión, y como tal debe ser tomado.

Yo sé que no tengo todas las respuestas. Pero debo seguir promocionando webs a través de los buscadores. Por tanto, he seguido trabajando a partir de diversas hipótesis. Trabajar sobre una base tan poco sólida no es la solución idónea, pero no puedo quedarme de brazos cruzados esperando a que alguien revele qué hay tras el Sandbox (cosa que quizá nunca suceda). Las primeras hipótesis las descarté al poco tiempo. Las que explicaré aquí son las que hasta ahora no han fallado.



« (Anterior) A rose by any other name would smell as sweet
No hay palabras (Posterior) »

Deja una respuesta